¿Estás haciendo Home Office debido al estado de emergencia por la pandemia del Covid-19? 

Quizá ya tengas práctica en trabajar desde casa, pero si no, es importante seguir algunas recomendaciones para que el Home Office no se te salga de control.

El problema más común entre las personas que prueban por primera vez el Home Office se plantea cuando hay que fijar un horario. Pensar que se tiene todo el día para realizar las tareas es un error. Si no hay rutina pueden pasar dos cosas: que no se cumpla con las tareas encomendadas o que se acabe trabajando muchas más horas que en la oficina. Levántate a la misma hora que siempre te has levantado para ir a tu trabajo, báñate a la misma hora, vístete a la misma hora, desayuna a la misma hora, etc., además puedes aprovechar el tiempo que antes perdías en el tráfico de camino a tu trabajo, leer o alguna actividad de tu interés, actualizarte sobre qué está pasando en la pandemia (busca siempre fuentes confiables), infórmate sobre qué está pasando con el giro de tu negocio en tu localidad y en el mundo, etc.  Hay que marcarse un horario y cumplirlo, de lo que se trata es de crear un hábito.

Hablando de hábitos te recomendamos un buen libro que habla de esto y te hará reflexionar, y que se ha convertido en un éxito en Estados Unidos y en México, es “TIENDE TU CAMA y otros pequeños hábitos que cambiarán tu vida y el mundo” escrito por el Marino de los Estados Unidos William H. MacRaven.

Tender tu cama a criterio del autor es una forma de generar un pequeño logro en el día, es la primera actividad que a él lo llevó a generar otro tipo de resultados. Tender tu cama cada mañana es una forma de incentivar a tu cuerpo a moverse. Esta idea de que hagas en la primera hora de tu día una tarea cumplida te va a ayudar a tener estructura.

En fin, te preguntarás, ¿cómo algo tan simple como tender la cama va a ser un logro? Recuerda que en la simpleza radica la grandeza; objetivos y metas diarias pequeñas transforman tus resultados.

La optimización del tiempo es un esfuerzo constante. Una forma rápida y efectiva de intentar mejorar tu productividad es la Técnica Pomodoro.

La Técnica Pomodoro, inventada por Frances Cirillo en la década de 1980, optimiza el tiempo y la eficiencia mediante el bloqueo de 25 minutos de concentración continua para conseguir el máximo nivel de productividad; por cada 25 minutos de trabajo descansa 5 minutos. Para esto debes hacer una lista de actividades dándole prioridad a cada una de ellas; las puedes dividir en A (se tienen que cumplir ese día a cabalidad), B (es recomendable cumplirlas ese día) y C (no pasa nada si no se cumple ese día). Siguiendo la técnica Pomodoro y priorizando tus tareas lograrás ser mucho más productivo y eficiente.

Hay que delimitar muy bien el lugar elegido para trabajar dentro de casa. Lo ideal, si no se dispone de despacho, es habilitar una parte de tu casa con los máximos elementos o accesorios parecidos a los de una oficina  y dejar claro, si viven más personas en esa casa, que eso es un despacho, para que no haya interrupciones.

 

¿Qué sigue para el Home Office después del estado de emergencia?

La pandemia del Covid-19 será un parteaguas en la forma de trabajar; las empresas comenzarán a realizar trabajo híbrido, es decir, en ocasiones a distancia y otras en la oficina. Pero sin tecnologías como banda ancha, aplicaciones de videollamadas, herramientas digitales de colaboración, entre otros, el trabajo a distancia simplemente no existiría.

Es ésta tecnología la que ha permitido a muchas empresas no detener el total de sus actividades, al mantener a su personal trabajando desde sus hogares durante la emergencia por el Covid-19.

La propagación del Covid-19 nos ha obligado a trabajar y/o estudiar en línea; pero, ¿cuentas con las herramientas necesarias para hacerlo?

Para poder trabajar o estudiar en línea necesitas banda ancha, una buena computadora, impresora, papelería, escritorio, tal vez un asiento ergonómico ya que pasarás mucho tiempo en él, etc. y para poder comprar todo esto necesitas dinero; pero ¿no cuentas con él? Empeña tu coche en PromoCar; te prestamos hasta el 70% de su valor comercial  dejándolo en garantía con las tasas más bajas del mercado.

También recuerda que en estos momentos difíciles hay áreas de oportunidad que puedes explotar, si necesitas invertir y no cuentas con los recursos acércate a PromoCar, estamos para apoyarte.