Las llantas son parte importante para que pueda circular nuestro automóvil, contar con unos neumáticos en buenas condiciones es fundamental para garantizar tu seguridad y la del resto de ocupantes. De ahí que es importante mantenerlas en buen estado para sacar el mayor provecho, tanto de kilometraje, seguridad y desgaste.

Es muy importante viajar con unos neumáticos en buen estado. Recuerda que son el único punto de contacto con el asfalto, por lo que influyen directamente en las posibilidades de evitar un accidente. Es por eso que te damos los siguientes consejos para un mantenimiento apropiado, y así lograr que tus llantas tengan más tiempo de vida.

1. Baches y golpes

Aunque suene difícil de cumplir, evita en lo posible circular por calles con exceso de baches y si de plano no tienes otra opción, pasa a través de ellos suavemente; no importa que el conductor que va a atrás de ti se vuelva loco tocando el claxon, a final de cuentas él no va a pagar la llanta que resulte dañada por pasar ese bache a toda velocidad. Los golpes contra las banquetas en maniobras de estacionamiento también reducen la vida útil de las llantas. Estos roces o golpes ligeros pueden causar problemas internos en el neumático que quizá no se vean a simple vista, pero que acabarán dañándolos.

2. Revisa la fecha de fabricación de tus llantas

Aunque a simple vista se vean en buenas condiciones, la composición del hule puede estar desgastada. Se estima que éste tiene una durabilidad aproximada de 5 años.

3. Cuida tus hábitos de manejo

Este es el factor determinante que incide en la duración de una llanta. Una conducción agresiva, con acelerones y frenones continuos puede reducir la vida de las llantas hasta en un 80%. Así que lo mejor es que mantengas la calma al volante.

4. Presión correcta

Una presión incorrecta de los neumáticos afecta en demasía la vida de las llantas. Veinte por ciento menos del aire necesario puede reducir hasta 20% la vida útil de cada llanta. Revisa la presión de los neumáticos (en frío): una presión correcta es fundamental a la hora de reducir la distancia de frenado y ahorrar combustible. Si tienes pensado cargar el coche, es importante que ajustes la presión según las indicaciones del fabricante. Recuerda también revisar el inflado de la rueda de repuesto.

5. Rotación

Los fabricantes recomiendan rotar los neumáticos cada 10 o 15 mil kilómetros para lograr un desgaste regular.

6. ¡Aguas con las curvas!

Lo volvemos a repetir: cuida mucho tus hábitos de manejo. Si viajas por carretera evitar tomar las curvas como si de Fast and Furious se tratase. Agarrar curvas muy forzadas puede producir un desgaste irregular, independientemente de que el riesgo de un accidente se eleva si los neumáticos de tu auto están en mal estado. Evita arrancar derrapando. Además de cuidar los neumáticos, gastarás mucho menos gasolina.

7. Comprueba el desgaste de los neumáticos

El dibujo de la banda de rodadura de un neumático no puede ser inferior a 1,6 mm. Lo óptimo sería sustituir las gomas cuando tengan un dibujo de entre 2 y 3 mm. Este es otro aspecto fundamental para garantizar tu seguridad.

8. Balanceo

Realiza un servicio de balanceo cada 15 mil kilómetros, con esto podrás prevenir el desgaste irregular de la llanta así como evitar ruidos y vibraciones debido a la variación de peso en toda la superficie de la llanta.

Recuerda no sólo revisar las cuatro llantas puestas, también incluye la de refacción –no sabes cuándo pueda ocurrir un accidente–. Se calcula que los neumáticos pierden hasta 1psi (libra por pulgada cuadrada) cada mes.

Compara el “psi” medido con el “psi” que se encuentra en la etiqueta dentro de la puerta del conductor de tu vehículo o tapa de gasolina o en el manual del propietario.

 

No arriesgues tu vida, mantén tus neumáticos en buenas consiciones.