Estar endeudado genera mucho estrés y con el paso del tiempo más problemas económicos de los que ya tienes.

Tus deudas siguen creciendo cada día y ya estás pensando en alternativas extremas (como dejar de pagar y esconderte para siempre), pero antes de eso, es recomendable probar otras opciones.

Si tienes deudas lo primero que tienes que hacer es asumirlo, y luego desarrollar un plan para pagarlos poco a poco sanando y mejorando tu situación económica. Piensa que una vez te hayas quitado todas las deudas podrás empezar a centrarte en ahorrar, alcanzando un estado mental tranquilo.

¿Qué debo hacer para empezar a salir de deudas?

1. Jerarquiza tus deudas

Identifica cuánto debes y cómo lo debes. Tal vez son diferentes montos, tasas y pagos mínimos. Todo esto es información básica que debes tener siempre al alcance. Esto también te va a ayudar a jerarquizar las deudas más inmediatas y peligrosas: dale prioridad siempre a las que tengan una mayor tasa de interés. Destina la mayor cantidad de dinero a liquidar la deuda más cara. Sin lugar a dudas esta es la mejor estrategia en términos financieros, ya que liquidarás primero la deuda que más intereses te genera.

2. Elabora un presupuesto

El primer paso para tomar el control de tu situación financiera es saber cuánto dinero gastas, para luego definir el monto que puedes destinar al pago de tus deudas. Realiza un listado con el monto total de tus ingresos mensuales, a continuación gastos fijos (renta, colegiaturas, gas, luz, teléfono, etc.) y por último gastos variables (transporte, entretenimiento, ropa, zapatos, etc.).

Establecer un presupuesto detallado que dé cuenta de todos tus gastos, por pequeños que sean, te permitirá también determinar dónde puedes recortarlos. Lo más recomendable es que empieces por reducir los gustos y gastos innecesarios, sin que ello signifique que dejarás de pasarla bien, no se trata de que ya no gastes, solo que lo hagas con moderación. Por ejemplo, puedes reducir el número de veces que sales al cine o a comer, cancelar la televisión de paga o reducir tu plan de telefonía móvil. 

3. Nunca pagues el mínimo

Si tu deuda es con una tarjeta de crédito y decides pagar el monto mínimo, sólo estás pagando los intereses. En otras palabras, ese dinero no reduce tu deuda. Busca la forma de pagar siempre más que el mínimo. Si esto no es posible, pasa al siguiente punto.

4. Concentrar las deudas

Acércate al banco. La mayoría de ellos tiene planes para consolidar las deudas y hacer un programa de pagos fijos.

5. Guarda las tarjetas

Si tu objetivo es dejar de seguir endeudándote, evita a toda costa continuar usando las tarjetas de crédito. Deja los plásticos guardados en un lugar seguro.

6. Acude instituciones que te ayuden a negociar

Puedes ir con una reparadora de crédito. Son empresas que intentan ser intermediarias entre tú y el banco. El único problema es que no existe una normatividad para estas empresas ni para las operaciones que hacen. Estas reparadoras de crédito te dan asesoría legal y financiera e intentan llegar una negociación para arreglar tus deudas; hasta aquí todo va bien. Preocúpate (o mejor aléjate) si te prometen borrar tu nombre del buró de crédito, eso no va a pasar.

7. Empeña tu auto

No tienes que esperar a verte desesperado, a recibir llamadas molestas para cobrarte a deshoras, a caer en problemas legales. Puedes hacer uso de tu auto para conseguir dinero sin necesidad de venderlo; empeñarlo es una muy buena opción además en este tiempo que estamos en confinamiento seguramente no usas tu coche y lo puedes dejar en garantía.

Dejando tu auto en garantía puedes, seguramente, conseguir el dinero suficiente para pagar todas tus deudas, de esta manera consigues consolidarlas y te será más fácil terminar de pagar y estar tranquilo.

Puedes pensar que empeñar tu coche va a ser incomodo dejar tu coche empeñado ya que tendrás que moverte en transporte público pero hoy día existen muchas plataformas que te dan un buen servicio de transporte, van por ti en tan solo unos minutos a la puerta de tu casa, oficina o donde te encuentres y te  llevan a tu destino de manera segura.

Existen muchas casas de empeño que se aprovechan de la situación de sus clientes con contratos leoninos y tasas excesivamente altas; si tienes a bien optar por la opción de empeñar tu coche, debes de tener cuidado a quien acudes, investiga que sea una financiera registrada ante las autoridades correspondientes, que el contrato esté registrado en la CONDUSEF y que no tengan reclamaciones.

Para empeñar tu auto de manera rápida y segura puedes acudir a PromoCar.

¿Por qué es la mejor opción empeñar mi auto en PromoCar?

  • Cumplimos con toda la normatividad establecida por la Secretaría de Hacienda, la Comisión Bancaria y de Valores y la CONDUSEF.
  • Estamos registrados ante las autoridades financieras y fiscales.
  • Nuestro contrato está registrado ante la CONDUSEF
  • Hemos desarrollado sólidos fundamentos de operación que nos han permitido obtener de la CNBV el “Dictamen Técnico Favorable”y renovar periódicamente nuestro registro ante Condusef.
  • Nuestros índices operativos son mejores que los de la competencia.
  • Mantenemos una administración centrada en el clientebuscando entender su situación y necesidades para ofrecerle la mejor alternativa de financiamiento.

Cualquiera que sea la opción que tomes hazlo ya; salir de deudas te traerá la tranquilidad que necesitas y tu vida va a cambiar.