Una escapada a la playa o las montañas puede sonar tentador para las vacaciones que se aproximan, pero decidirlo en el último minuto puede convertirse en un desastre para tu bolsillo.

Lo ideal es planear las vacaciones con anticipación (de preferencia con seis meses), así puedes calcular cuánto necesitarás para cubrir conceptos como: transporte, alimentación, hospedaje, propinas, souvenirs; y ahorrar lo que estimes necesario.

En temas de ahorro, lo mejor durante los viajes es no salir en temporada alta, pero si ya te decidiste a salir de todos modos encontrarás formas de ahorrar durante tus vacaciones para no regresar con la cartera en banca rota.

Aquí te damos algunos tips para ahorrar en tus viajes de vacaciones:

  1. Gastos Fuertes

Los 2 gastos más fuertes son la transportación al lugar a donde vas a viajar y el hospedaje. Monitorea vuelos para que encuentres una buena oferta o busca la manera más barata de llegar al lugar a donde quieres ir. Después planea el tipo de hospedaje que deseas según el tipo de viaje que estés planeando. Una vez que tengas contemplados estos 2 gastos podrás  ubicar tu presupuesto.

1.1 Practica el “Couchsurfing”

Es la práctica a nivel mundial que consiste en intercambiar “sofá”, es decir, una forma de conseguir alojamiento gratis, de hacer nuevas amistades y conocer de manera más directa la forma de vida de otros.

  1. Arma tu presupuesto

Ya pagaste (o tienes separado) lo más importante, pero también hay que considerar cuánto vas a gastar en comidas, transporte, diversión, entradas, etc. Investiga cuánto cuestan las entradas a los lugares que quieres visitar, de qué forma vas a llegar a esos lugares, cuánto cuesta comer en la zona, etc. Si llevas una idea clara de lo que vas a gastar es más fácil que administres tus días según el presupuesto con el que cuentas.

Recuerda incluir un dinerito extra para gastos hormiga que son los taxis inesperados, los recuerditos que se te atraviesen, los gustitos extras, los vasitos de fruta, las botellitas de agua… Todo lo que va saliendo en el camino.

  1. Ve al súper

Lo ideal cuando vas en modo ahorro es ubicar el supermercado que esté más cerca de donde te estás quedando y surtirte para comidas y cenas. Planea tus alimentos para hacer 1 sola comida fuerte en restaurante y compra snacks y bebidas que puedas cargar durante el día. Uno de los gastos más fuertes cuando ya estás en el lugar suele ser la alimentación y con esto puedes reducir el gasto a la mitad.

También considera pre copear en tu habitación… Si tu plan de viaje es salir de fiesta con tus amigas compren una botella para tomarse antes de salir y gastarán menos en el antro que visiten. Además, tendrán mejor control de lo que tomaron.

  1. Busca promociones

Si ya sabes a dónde quieres ir o los lugares que quieres conocer será más fácil buscar ofertas en estos lugares… Checa en páginas como Groupon o en la página de Turismo del lugar a donde vas qué tipo de promociones o descuentos manejan. En muchos lugares turísticos hay días en que la entrada es gratuita y así ya sabrás cuál es el mejor día para conocerlo.

  1. Transporte público

Otro de los grandes ahorros se puede hacer usando el transporte público del lugar a donde va. Evita usar taxi lo más que puedas, a menos que vayas a usarlo entre muchas personas. También puedes considerar la opción de rentar un auto si tu viaje incluye a muchas personas. Sino, es buen momento para que aprendas a moverte en camiones y metros, te vas a divertir muchísimo y seguro encontrarás a otros turistas que estén haciendo lo mismo que tú.

  1. Disfruta de las visitas gratis

Los que quieren hacer turismo por su cuenta y sin que les cueste un peso tienen cada día más opciones. En las principales capitales del mundo hay servicios de guías gratuitos o servicios de audioguías para que te los descargues cómodamente en tu móvil.

  1. No pagues más por un souvenir

Infórmate antes de empezar el viaje de dónde puedes encontrar los mejores mercadillos o tiendas de artesanías e intenta solucionar tus compromisos de una sola vez. La falta de planificación puede llevarte a acabar comprando deprisa y corriendo cualquier cosa en el aeropuerto, donde la oferta es menor y los precios más elevados.

  1. Evita destinos caros

Si tus ahorros te alcanzan para salir de la ciudad, ten en cuenta que las playas son los destinos más caros. Una alternativa son las ciudades coloniales o los destinos poco conocidos, pues además de que no son tan concurridos, son más económicos. Si te gusta convivir con la naturaleza puedes irte de campamento, hay muchos lugares acondicionados para este fin. Considera hospedarte en un hostal, pues si sólo vas a utilizarlo para dormir y bañarte, los precios que ofrecen resultan una opción tentadora.

  1. Aprovecha los paquetes que ofrecen las agencias de viaje

En ocasiones tienen descuentos atractivos o pueden pagarse a meses sin intereses con tarjetas de crédito, pero antes de firmar evalúa si tu capacidad de pago te permite hacer el gasto, recuerda que estás comprometiendo parte del dinero que ganarás en meses futuros. Algunas tarjetas de crédito ofrecen un seguro de viajero, pregunta a tu banco si tu plástico cuenta con éste y aprovecha beneficios como los programas de lealtad o puntos, puede ser que consigas descuentos en hoteles y boletos de avión.

  1. Viaja con el 75% de descuento

Esta es la posibilidad que te ofrecen los portales de subastas online. Solo necesitas estar un poco al tanto de las ofertas, disponer de cierta flexibilidad, y pujar por la oferta que te interesa.

 

Si quieres salir de viaje en estas vacaciones de semana santa y no te dio tiempo de ahorrar lo necesario, recuerda que en PromoCar puedes conseguir un préstamo en tan solo 3 horas dejando tu coche en garantía.